La miel no caduca (2020)

Espectáculo gestado a partir de un proceso de creación colectiva, alrededor de la relación del ser humano con los objetos, de la degradación ecológica del planeta y de la obsolescencia programada, tanto de productos como de personas. 

 

Sinopsis

Dos científicos/apicultores, en 2173, llevan a cabo sofisticados y absurdos experimentos, en un contexto de futuro distópico en el que el planeta está arrasado. Tratan de crear sintéticamente una abeja a partir del último tarro de miel que se conserva en la historia. Construyen un árbol en su laboratorio para tratar de recuperar los ciclos naturales que se perdieron hace tiempo. 

Dos hermanos vuelven a la casa familiar en la aldea por la muerte de su madre. El conflicto aflora cuando deben gestionar las pertenencias familiares. El hermano más viejo opta por venderlo todo. La chica, más joven, entra en una crisis vital porque se debate entre su acomodada vida en una ciudad alejada y la nostalgia que le produce volver a entrar en contacto con los objetos y recuerdos que marcaron su historia vital. 

Ficha artística

  • En escena
    • Marián Bañobre
    • Avelino González
  • Texto y dirección: Santiago Cortegoso
  • Movimiento escénico y ayudante de dirección: Carmela Bueno
  • Espacio escénico e imagen: Diego Seixo
  • Diseño de iluminación: Salvador del Río
  • Vestuario: Marián Bañobre y Bety Busto
  • Espacio sonoro: Davide González
  • Técnico de luz y sonido: Héctor Pazos
  • Cobertura tecnica: Ningures Produción
  • Video: José V. Estonllo
  • Maquillaje y peluquería: Baia Fernández
  • Comunicación y producción: Fátima R. Varela
  • Producción y distribución: Ibuprofeno Teatro 

Nuestro agradecemiento al Ayuntamiento de Catoira por cedernos el Auditorio Municipal para los ensayos y al Ayuntamiento de Santiago por acoger el estreno de este espectáculo. 

Gracias también a Apiyago, Asociación Galega de Apicultura AGA, Familia Rodríguez Pereira, Mari García, Maruxío Terra e Sal, O mel de Manuela, Apigal y a nuestras familias por su colaboración y cariño. 

Críticas